GRACIAS COMPAÑER@S POR ESTOS AÑOS

CONTACTA CON NOSOTROS EN elblogdealgoro@hotmail.com

Estamos para escuchar sus quejas, propuestas, problemas... Estamos trabajando contigo. DEJA DE FUMAR CON LA AYUDA NECESARIA. http://www.porquenosotrosno.org/web/

viernes, octubre 31, 2008

MÁS QUE CINE.BELÉN HIGUERAS. MAX PAYNE.

Max Payne, la adaptación del videojuego. De la mano John Moore, director de remake como La profecía o Tras la línea enemiga, nos llega la adaptación del aclamado videojuego Max Payne, un thriller que podríamos clasificarlo dentro del cine negro, lleno de acción y fantasía. La historia gira alrededor de Max Payne, encarnado por Mark Wahlberg, un ex policía de nueva York obsesionado con ajusticiar el asesinato de su esposa e hijo.

Según vaya adentrándose en la investigación descubrirá un oscuro submundo y una traición inimaginable. Entre el reparto encontramos a Mila Kunis (Mona Sax), Amaury Nolasco (Jack Lupino) o Chris O’Donnell (Jason Colvin) Además supone el debut como actriz en la gran pantalla de la cantante Nelly Furtado.
La película está teñida de luces y sombras que a veces confunden la realidad y la fantasía. La fotografía oscura y fría, nos hace recordar la personalidad del protagonista, al igual que la escenografía helada que nos muestran la parte más lúgubre, apartada y abandonada de Nueva York, todo símbolo del interior del personaje. Las escenas más cálidas son el reflejo de una felicidad pasada cuando estaba al lado de su familia. Existen elementos del otro mundo añadidos por Beau Thorne que no aparecen en el videojuego como Valquiria, un demonio alado extraído de la mitología nórdica, que amenaza a Max y envía a otros aún destinado incierto e insospechado.

También cabe destacar el uso reiterativo de la cámara subjetiva con la intención de introducir al espectador en la piel de Max Payne y el uso del “efecto bala” o cámara lenta que puede recordarnos John Woo, o a los hermanos Wachowski en Matrix. Pero no debemos equivocarnos y pensar que este recurso es característico de la película, sino que es una función que ya aparece en el videojuego (anterior al estreno el cine de Matrix) y que se denomina bullet time.
A pesar de todo, al firme le han caído un aluvión de críticas negativas no solo por parte de los cinéfilos sino también por los amantes del videojuego que no lo ven plasmado. Incluso el productor del videojuego Scott Miller ha mostrado su descontento con la producción en la revista EDGE (The Global Game Industry Network), la cual podemos encontrar en http://www.edge-online./news/3d-realms-bewildered-max-payne-flick.

En mi opinión lo mejor de la película es la soberbia fotografía y la maravillosa estética pero carece de la tensión y la emoción que se da por hecho que tiene que tener.

BELÉN HIGUERAS.

2 comentarios:

Raúl Sánchez Quiles dijo...

Tienes un blog variado y eso me gusta. Qué significa exactamente el nombre de tu blog. Aquí en Canarias la palabra goro significa el lugar donde habitan los cerdos... imagínate. Antes de irme sólo voy a pedirte 20 segundos de tu vida para que accedas a mi blog http://www.hiperbreve.blogspot.com y leas alguna de mis pequeñas historias, voy muy bien en el certamen pero necesito el empujoncito final. Si en conciencia piensas que podría merecer tu voto, adelante. Si no, me basta con que me dejes un comentario sobre lo leído. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

No me considero un "jugón", pero hara unos años llego a mis manos un videojuego conocido como Max Payne, tenía una historia cojonuda sobre venganza, rusos y muchos muchos tiros. Todo el juego respiraba un cierto aire de cine negro que hizo mis delicias, hasta el punto que espere con ansia su continuación, que no me defraudo y que aunque daba más de lo mismo absorvio gran parte de mi tiempo.
Me he negado a ver la película, más que nada por que no conozco niguna buena adaptación de ningún videojuego (me pasa lo mismo con los comics) y porque antes de que pudiese sentirme tentado por ver a mi héroe en pantalla las criticas se han encargado de disuadirme´.
Así que me contentaré con verla en "screner" y no seguir financiando éstas películas con el interesado motivo de que mejoren.